TEMA 13. TRAUMATISMOS TORÁCICOS

4.1.- Lesiones superficiales de la pared torácica

Los hematomas torácicos suelen visibles, muy llamativos y molestos durante los primeros días posteriores al traumatismo, pero normalmente no implican alteración funcional respiratoria, y, por lo tanto, el pronóstico es leve y no necesitan tratamiento. Casi siempre se producen por contusión torácica.

Las heridas de la pared torácica pueden ser superficiales, afectando tan solo a las partes blandas. Pueden ser más o menos extensas y habitualmente no revisten gravedad. El tratamiento será la limpieza quirúrgica y sutura si es necesario. Las heridas penetrantes de la pared torácica, por el contrario, suelen ser importantes en la medida que interesen a las estructuras subyacentes: pleura, pulmón, grandes vías aéreas, corazón y grandes vasos. En estos casos, siempre son lesiones de gravedad y requieren tratamiento quirúrgico reglado.

4.2.- Fracturas costales y esternales

Las fracturas costales son una de las lesiones más frecuentes en los traumatismos torácicos. Puede ser únicas (raras) o múltiples (frecuentes); unilaterales obilaterales, y afectar a la porción anterior, lateralo posterior de los arcos costales. A veces puede haber fracturas a varios niveles, por ejemplo, posteriores y laterales, etc. Las fracturas esternales no son tan frecuentes como las fracturas costales, son raras de manera aislada y cuando ocurren suelen asociarse a las fracturas costales.

Los TT con fracturas costales o esternales se asocian frecuentemente con fracturas de clavícula y con menor frecuencia con fracturas de escápula. En casos graves con fracturas múltiples pueden observarse movimientos anormales de la pared torácica®VOLLET COSTAL, que se traduce en una respiración ineficaz y conduce a la insuficiencia respiratoria.

Las manifestaciones clínicas más importantes de los traumatismo torácicos con fracturas costales y/o esternales son las siguientes:

Tabla 13.2 Manifestaciones clínicas de las fracturas costales/esternales.

La radiografía de tórax es un método diagnóstico altamente eficaz y rápido y las imágenes características suele mostrar las líneas de fractura más o menos manifiestas, pudiendo darse a veces mayor o menor separación de losextremos de la fractura (Figura 13.1).

Respecto al pronóstico, son signos de gravedad las fracturas en banda de 5o más costillas consecutivas, las fracturas de la 1ª y 2ª costillas y presencia de vollet costal o estenal.

En el tratamiento hay que considerar la analgesia epidural o sistémica suficiente para eliminar el dolor. En los casos de vollet costal muy importante que produzca signos de insuficiencia respiratoria podría recurrirse a la fijación costal quirúrgica o mediante ventilación mecánica (fijación neumática).

Anterior 2/5 Siguiente
Universitat de Lleida