Herpes simple varicela-zóster papilomavirus (verrugas) molusco contagioso

Infecciones por el virus varicela-zoster
Dr Josep M Casanova. Hospital Universitari Arnau de Vilanova. Lleida
Actualización octubre de 2002
<<<
La infección primaria es la varicela y el herpes zóster es la recurrencia. Tras la primoinfección el virus permanece en estado latente en los ganglios sensitivos. Si se reactiva, puede alcanzar la piel a través de los axones neuronales y se produce el herpes zóster.
<<<
Varicela   III   Herpes zoster   III   Tratamiento
<<<
Varicela
<<<
Predomina en niños menores de 10 años. Suele haber pequeñas epidemias en primavera y verano. Se contagia por vía aérea durante la fase prodrómica y los primeros días de la erupción, y por contacto directo hasta 2 días antes de secarse las últimas lesiones. El período de incubación es de 10-14 días. Se inicia con pródromos leves en forma de fiebre, malestar, artromialgias y odinofagia seguido a las pocas horas de la erupción cutánea. La lesión típica es una vesícula transparente de 2-5 mm de diámetro sobre una mácula eritematosa que a las pocas horas se hace umbilicada. Evoluciona hacia pústula que se seca y se cubre de una costra. La varicela suele aparecer en la cara y el cuero cabelludo y se extiende rápidamente al tronco y finalmente a las extremidades. Suele haber afectación de la mucosa oral. Las lesiones van apareciendo en brotes sucesivos coincidiendo con las diversas viremias, lo que origina la típica imagen en "cielo estrellado", al existir lesiones en diferentes estadios de evolución. Es típico que las lesiones produzcan prurito.

Entre las complicaciones cabe destacar la sobreinfección bacteriana de las lesiones por rascamiento. En los adultos hay riesgo de complicaciones sistémicas, especialmente la neumonitis varicelar. Suele aparecer entre los 7 y 15 días de iniciada la varicela y se caracteriza por una disociación clínico-radiológica (alteración radiológica importantes con poca clínica).
 

Imagen en "cielo estrellado"
Vesícula inicial Vesícula umbilicada
<<<

Herpes zóster

Puede aparecer a cualquier edad aunque es más frecuente en personas mayores de 50 años y en pacientes inmunodeprimidos, en los que ademas es más intenso y duradero. Suele iniciarse con dolor y parestesias en la metámera afectada. Unos días después aparecen vesículas agrupadas, sobre piel normal o sobre placas eritematosas. Su contenido es claro, aunque en ocasiones es hemorrágico. Se distribuyen de forma unilateral siguiendo un dermatomo. Afecta con mayor frecuencia los dermatomos torácicos, aunque también puede afectar cualquiera de las ramas del nervio trigémino en la cara o las extremidades. Las vesículas se convierten en pústulas a los 3 días, en costras a los 10 días y se desprenden en 2-3 semanas. En pacientes inmunodeprimidos pueden producirse lesiones necróticas y diseminación de la infección.

La complicación más frecuente es la neuralgia postherpética, que se define como la persistencia de dolor despues de 4 semanas de curadas las lesiones cutáneas. Su duración e intensidad es muy variable, siendo más frecuente e intensa cuanto mayor es el paciente y cuando se afecta alguna de las ramas de nervio trigémino. La complicación más grave es el herpes zóster diseminado.

Herpes zoster lumbar Herpes zoster supraclavicular
Herpes zoster facial Herpes zoster en la pierna

Tratamiento

Varicela

El tratamiento de la varicela consiste en administrar antipiréticos en caso de fiebre (evitar salicilatos en niños). Si existe prurito se aconseja administrar antihistamínicos clásicos como la hidroxicina (Atarax®) 1mg/kg/dia en dosis fraccionadas en el niño o 25-50 mg/día en el adulto por vía oral. Alternativamente podemos administrar algún otro antihistamínico oral (tabla) . Tópicamente se pueden aplicar fomentos como la solución de permanganato potásico al 1/10000 (tabla) o antisépticos como la povidona yodada (Betadine solución®) y lociones antipruriginosas (loción de calamina). En el adulto es aconsejable un seguimiento clínico y radiológico (radiografía de tórax) para descartar afectación sistémica.

En los pacientes inmunodeprimidos está indicado el tratamiento con antivíricos por vía oral o endovenosa a las mismas dosis que se usan para el herpes zóster. Recomendamos aciclovir oral (Zovirax®), 800 mg/4horas durante 7 días. De forma alternativa se pueden utilizar los otros antivíricos orales: famciclovir y el valaciclovir (tabla).


Herpes zóster

En un paciente joven y sano el tratamiento del herpes zoster se limita a la administración de analgésicos y la aplicación de fomentos como la solución de permanganato potásico al 1/10000 (tabla) o lociones antipruriginosas como la loción de calamina, con el fin de acelerar el secado de las lesiones . Los antivíricos tópicos no son efectivos.

Los antivíricos sistémicos están indicados en los pacientes inmunocomprometidos o debilitados (ancianos o pacientes con enfermedad de base). Para ello disponemos del aciclovir (Zovirax®), el famciclovir (Famvir®) y el valaciclovir (Valtrex®) (tabla) cuya efectividad es similar. Nosotros recomendamos famciclovir (Famvir®) 750 mg/24 horas en dosis única, durante 7 días, por su mejor dosificación y su menor precio. No se ha comprobado que los antivíricos orales reduzcan la incidencia de neuralgia postherpética.

Para el tratamiento de la neuralgia postherpética se utilizan diversos analgésicos. Podemos empezar con paracetamol, que se puede combinar con codeína, o ácido acetil salicílico. Si no se obtiene mejoría, puede añadirse un antidepresivo o un anticonvulsionante (tabla).

<<<