Tineas Candidiasis Pitiriasis versicolor
Candidiasis
<<<
Dr Josep M Casanova. Hospital Universitari Arnau de Vilanova de Lleida
Actualización octubre 2002
<<<
Conjunto de cuadros clínicos causados por levaduras pertenecientes al género Cándida. La especie implicada con mayor frecuencia es Cándida albicans.Este hongo puede formar parte de la flora comensal del tubo gastrointestinal. Dado que es un hongo saprofito, para que pueda producir infección necesita de factores predisponentes locales, que reduzcan la barrera de protección epidérmica, o sistémicos, entre los que destacan endocrinopatías y la reducción de la inmunidad celular. Los primeros son el calor, la humedad y la fricción, por lo que las candidiasis son más frecuentes en obesos. Las endocrinopatías son la diabetes, el síndrome de Cushing, la enfermedad de Addison, el hipoparatiroidismo o el hipotiroidismo. Los déficits inmunitarios pueden ser congénitos o adquiridos (leucemias, linfomas y SIDA), y los tratamientos con corticoides locales o sistémicos o con inmunosupresores. También el tratamiento con antibióticos de amplio espectro favorece las candidiasis, al reducir la flora bacteriana competitiva de la piel o las mucosas.
<<<
Prevención
<<<
Como medidas generales de prevención de las candidiasis se recomienda evitar el uso inapropiado de antibióticos y corregir en lo posible los factores predisponentes (mantener una buena higiene bucal, corregir la obesidad, evitar la humedad, mantener la diabetes bien controlada).
<<<
Muguet   III   Vulvovaginitis   III   Balanitis   III   Intertrigo   III   Perionixis
<<<
Candidosis oral o “muguet”
<<<
Infección de la mucosa oral por Cándida albicans. Es frecuente en lactantes y pacientes inmunodeprimidos. Se presenta como pseudomembranas blanquecinas bien delimitadas, de aspecto cremoso, como de yogur. Al rascarlas con un depresor se desprenden con facilidad dejando una erosión de color rojo intenso que en ocasiones sangra. Se da en recién nacidos, especialmente de madres portadoras de cándida vaginal. Los prematuros parecen ser son más susceptibles. La presencia de muguet en personas adultas obliga a la búsqueda de factores desencadenantes.
Muguet oral en paciente con leucosis Candidiasis oral en paciente HIV +
Tratamiento
Aplicación tópica cada 6-8 horas de geles orales o jarabes de antifúngicos imidazólicos (Fungisdin gel oral) o nistatina (Mycostatin) (tabla). La duración del tratamiento debe ser de 7 días o hasta la curación clínica. En pacientes inmunodeprimidos suele ser mucho más prolongado y con frecuencia debe instaurarse un tratamiento oral con imidazólicos como el itraconazol (Sporanox) o fluconazol.
<<<
Vulvovaginitis candidiásica
Infección de la mucosa vaginal y semimucosa vulvar por Cándida albicans. Es frecuente durante el embarazo y en mujeres sexualmente activas. Se caracteriza por aumento del flujo vaginal (leucorrea) asociado a quemazón y prurito. La leucorrea es blanquecina y cremosa y se adhiere a las paredes vaginales. La mucosa vaginal y la piel de la vulva presentan un color rojo intenso.
Tratamiento
Para una vulvovaginitis aguda recomendamos el uso de antifúngicos en óvulos (Canesten óvulos) o en crema vaginal con aplicador durante 1 semana. En los casos resistentes se precisa el uso de imidazólicos orales como el itraconazol oral (Sporanox) 400 mg/día en unidosis o fluconazol 150 mg en unidosis. Algunas mujeres son portadoras asintomáticas de cándidas en la vagina. En estos casos se debe valorar con la paciente la necesidad o no de realizar tratamiento.
<<<
Balanitis y balanopostitis candidiásica
Infección de la mucosa del glande y de la cara interna del prepucio por Cándida albicans. Se contrae de una pareja con vaginitis candidiásica o portadora asintomática. El cuadro se inicia entre 12 y 24 horas después de una relación sexual. La posibilidad de infección es mayor si durante la misma se produce irritación mecánica de la mucosa. Es exclusiva de varones no circuncidados. En pacientes diabéticos suele seguir un curso tórpido. Se inicia con pequeñas pápulas eritematosas cubiertas por un residuo blanco en glande y cara interna del prepucio, que evolucionan a pústulas y se rompen dejando un collarete descamativo. Suele haber prurito e irritación. En ocasiones hay eritema y edema intensos, con secreción blanquecina desde el interior del surco balanoprepucial. El edema puede producir dificultad para la retracción del prepucio. En los casos en los que predomina la postitis, se ve eritema, edema y fisuración del prepucio, con dificultad para la retracción del mismo.
Balanitis candiásica Postitis candiásica
Tratamiento
Consiste en la aplicación de baños o fomentos (tabla) cada 8-12 horas seguido de un antifúngico tópico en crema (tabla) hasta la curación clínica. Debe realizarse tratamiento simultáneo de la pareja. El cuadro puede resolverse espontáneamente con una buena higiene, si mantenemos el prepucio retirado y el glande al descubierto para que quede seco. En los casos de evolución tórpida o muy recidivantes, debe investigarse la posibilidad de diabetes o la existencia de algún otro factor predisponente. También puede tratarse de una reinfección por lo que deberá investigarse la pareja.
<<<
Intértrigo candidiásico
Infección de la piel de los grandes pliegues cutáneos por Cándida albicans. Las condiciones de humedad y maceración del pliegue la favorecen. Afecta habitualmente a personas obesas, encamadas y/o bajo tratamiento antibiótico. Es más frecuente en verano. También puede verse en niños que usan pañales, sobreinfectando una dermatitis del pañal. Se inicia en el fondo del pliegue como una placa eritematosa, húmeda, rojo brillante con un borde descamativo geográfico. Es característica la fisuración del pliegue y la presencia de lesiones papulopustulosas por fuera de la placa eritematosa (lesiones satélites). Con frecuencia se asocia a prurito. Las localizaciones más frecuentes son los pliegues submamarios, e inguinales, aunque también pueden verse en las axilas y los pliegues abdominales en las personas obesas.
Intértrigo candidiásico Candidiasis inguinal
Candidiasis submamaria Candidiasis del pañal
Tratamiento
Es fundamental mantener el pliegue seco mediante fomentos con soluciones secantes (tabla) cada 4-8 horas, o con tintura de Castellani (muy efectiva aunque tiñe la piel de violeta). Cuando la lesión está seca pueden aplicarse antifúngicos tópicos en crema (tabla). El tratamiento debe mantenerse durante unas 3 semanas o bien hasta una semana después de la curación clínica. Los casos resistentes o muy extensos pueden tratarse con imidazólicos orales durante unas 3 o 4 semanas (tabla). En los casos recidivantes, para prevenir la reaparición del intértrigo, es importante evitar la humedad de la zona, secándola bien con la toalla o el secador después del baño y aplicar un paño de algodón en el pliegue que impida la oclusión.
<<<
Paroniquia candidiásica o panadizo crónico
Infección del borde proximal de la uña por Cándida Albicans. Suele presentarse en mujeres que mantienen sus manos en contacto con agua de forma continuada por las labores del hogar o por cuestiones profesionales. Puede observarse en niños por la costumbre de chuparse el dedo. Se caracteriza por eritema, edema y dolor en la región periungueal de los dedos de la mano. La cutícula ungueal prácticamente desaparece y el ángulo que forma el pliegue con la uña, debido a la inflamación, se hace agudo en lugar de obtuso como es habitualmente. Puede afectar uno o varios dedos pero el más frecuente es el tercero de la mano derecha. Puede ocasionar distrofia proximal de la lámina ungueal con pigmentación verdosa o amarillenta. Con frecuencia hay drenaje de pus espontáneo o a la presión, entre el borde y la uña. Suele producir  dolor.
Perionixis candidiásica Perionixis candidiásica
Tratamiento
Es fundamental evitar la humedad, ya que si ésta persiste el tratamiento no será efectivo. Se recomienda usar guantes de algodón cubiertos por otros de goma para realizar las tareas domésticas y evitar en lo posible el contacto con agua. Se puede iniciar el tratamiento con antifúngicos tópicos en crema (tabla) aplicados 2-3 veces al día en el ángulo perioniquial durante un mínimo de 3 meses. En los casos resistentes o si hay afectación de varias uñas, es preferible la administración de imidazólicos orales durante un mínimo de 1 mes (tabla).
<<<